Saltar al contenido

Versículos de Sanidad y Milagros

newwebstar thumbnail

Todos hemos pasado momentos difíciles a lo largo de nuestra vida, sin embargo, la mayoría relaciona esas dificultades con enfermedades, y es que hoy en día es muy común conocer personas que sufren de diversos malestares, y sabemos lo difícil que es lidiar con alguna enfermedad, en primera, se trata de la salud de algún familiar o propia, también se presentan otras circunstancias como lo es la falta de dinero, el estrés de no saber que hacer, muchas veces sentimos que ya no podemos más.

Sin embargo, no todo está perdido y cuando más sentimos que ya no podemos, siempre existe una luz al final, y esa luz es precisamente Dios, el único capaz de sanar nuestras enfermedades físicas, pero no solo esas, sino también las espirituales, las cuales muchas veces resultan peores que las ya anteriormente mencionadas, pero la pregunta es ¿Como Dios podrá sanar esas dificultades? La respuesta es muy sencilla, mediante la oración, sin embargo, para poder orar debemos conocer que nos dice la Biblia respecto a la sanidad, además, los versículos nos ayudarán a comprender mejor muchas cosas.

Créeme que estando en constante oración y haciéndolo de corazón Dios nos escuchará y nos hará el milagro de fortalecernos, de la misma forma que en la Biblia podemos encontrar una gran cantidad de milagros que Dios hizo, ya sea el mismo o mediante nuestro Señor Jesús, por ello es importante estar en constante lectura, de esa forma podrás descubrir las maravillas que era y es capaz de hacer nuestro Dios, es por ello que hemos decidido presentarte algunos versículos que hacen referencia tanto a la sanidad como milagros.

Versiculos de sanidad y milagros

Todos los cristianos debemos actuar siempre basados en la palabra de Dios y tener fe en que nuestros problemas y debemos confiar en el señor, pues la oración fervorosa del justo siempre tendrá poder.

Los milagros ocurren cuando sustituyes la lágrimas por oración y el miedo por fe.


1. La oración sana al enfermo

Y la oración de fe salvará al enfermo; y el señor lo levantará; y si hubiese cometido pecados, le serán perdonados.

(Santiago 5:15)


2. Su palabra los sanó

Envió su palabra; y lo sanó, y los libró de su ruina. 

(Salmos 107:20)


3. Ten misericordia de mí

Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo; sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen.

(Salmos 6:2)


4. La palabra de Dios es medicina para el cuerpo

Palabra de Dios, medicina y salud para todo cuerpo.

(Proverbios 4:20-22)


5. Para Dios  todo  es  posible

-Para los hombres es imposible -aclaró Jesús, mirándolos fijamente-, más para Dios todo es posible.

Versículos para Combatir la Ansiedad

(Mateo 19:26)


6. Para  los  hombres  es  imposible

Para los hombres es imposible -aclaró Jesús mirándolos fijamente-, pero no para Dios; de hecho, para Dios todo es posible.

(Marcos 10:27)


7. Los mando para que tuvieran autoridad para sanar

Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera los demonios.

(Marcos 3:14-15)


8. Yo les traeré sanidad

He aquí yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y verdad 

(Jeremías 33:6)


9. La  oración  es  la  verdadera  cura

Y aconteció que el padre de Pablo estaba en cama, enfermo de fiebre y se disentería; y entró Pablo a verle, y después de haber orado, le impuso las manos; y se sanó. 

(Hechos 28:8)


10. En  ningún  otro  hay  salvación

De hecho en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos

Versículos de Aliento

(Hechos 4:12)


Esperamos que estos versículos hayan sido de tu agrado, y no solo eso, también esperamos que realmente hayan tocado tu corazón y pongas estas palabras en práctica, si estás pasando una dificultad muy grande de salud, recuerda que debes ponerte en oración en todo momento, Dios es quien guía a los médicos que nos atienden, por ello, la gran importancia de estar en constante comunicación con él, créeme que si le pides de corazón Dios te dará la respuesta, incluso más rápido de lo que piensas.